Se trata de la casa originaria de cortijo, aún mantiene algunos de los suelos y muebles del pasado.

Muy recomendada para grupos grandes  ya que cuenta con tres camas de matrimonio y 5 individuales. 

Hace 50 años era el lugar donde se prensaban los quesos que se hacían de leche de cabra, el ganado que había por aquella época en la sierra.

Hoy en día, en determinados momentos del año y si hay un poco de suerte, si te alojas en esta gran casa, puedes camuflarte tras un matagallo gigante para observar a los gamos mientras pastan en el llano de la Nava.

Un oasis a los pies del Torrecilla donde desconectar de las pantallas, la rutina y sumergirte en un bosque metiterráneo de un alto valor ecológico.

Reserva

  • Casa Matagallo (Hasta 11 personas)
  • Casa Nogal (Hasta 3 personas)
  • Casa Parra (Hasta 5 personas)
  • Casa Quejigo (Hasta 4 personas)